silerus

El blog de Proyecto áSILO

Los Relatos de Proyecto áSILO

4 comentarios

Imagen

Éste es el primer post que escribo en el blog Sileros, tratando de contribuir a que se convierta en un blog colectivo, de reflexiones compartidas, para el desarrollo de Proyecto áSILO. 

Conocí este colectivo o modo de vida hace unos meses, a través de la intensísima experiencia vivida durante el taller de Deconstrucción + Reutilización = NØ Residuos. Después de esa experiencia tuvo lugar otra muy fructífera, y especialmente emotiva para mí, al ver tantos Sileros en Jacarilla, de donde está tomada la foto, y donde vivo ahora. Me presento, soy María G. Javaloyes.

Como el anterior post de Sergio, éste es un cúmulo de preguntas  lanzadas, no con la intención de que sean contestadas ahora con respuestas certeras, sino para que las vayamos trabajando, desde ya, por el mayor número de personas que nos sintamos parte, (cada uno a su manera), de la red que ha ido tejiendo Proyecto áSILO, y que en los últimos meses ha crecido de forma considerable.

Ya que ofrecen la oportunidad, los fundadores de todo esto, de escribir libremente en el blog, quiero compartir todas estas cuestiones aquí, públicamente,  porque son actuales y comunes a muchas otras redes abiertas de personas que tratan de vivir y trabajar de forma colaborativa,dentro de plataformas de trabajo y convivencia viables, ya sea en forma de comunidades, colectivos, asociaciones, cooperativas, empresas sociales…

Sea cual sea la naturaleza de esos grupos de trabajo, creo que en todos es necesario unos ingredientes de base, unos MÍNIMOS COMUNES que hagan conectarse entre sí unos nodos (personas con sus intereses y destrezas)  y no otros, y una INFRAESTRUCTURA que gestione esa conexión. Pueden ser infraestructuras muy informes, gaseosas, pasando por otras más líquidas (enlace a Inteligencias colectivas), hasta estructuras más estables o sólidas … pero de su existencia, claridad y construcción colectiva continua, por parte de sus integrantes, dependerá en gran parte el desarrollo deseable de dicha red.

Vale, y ahora ya lanzo las preguntas que a mí me sirven para comenzar a trabajar sobre esos mínimos comunes y esa infraestructura conectora, y espero que a alguien más le pueda servir.

Lo primero que me pregunto es ¿Cuál es el origen, la historia, el o los RELATOs de Proyecto áSILO?

Sabemos que legalmente es una ASOCIACIÓN. Sus estatutos se pueden leer en la propia web y a mi entender leerlas permite comprender el esfuerzo por traducir en unos objetivos las inquietudes que motivaran el nacimiento de Proyecto áSILO. Dejaré para otro post mis preguntas sobre esos objetivos.

LO que quiero conocer ahora es cuáles son las inquietudes iniciales que motivaron el nacimiento de Proyecto Ásilo. ¿Cuáles son las experiencias de vida de las personas que comenzaron esto? ¿Cuál es su relato de los hechos y los acontecimientos que se han ido sucediendo?

Sólo siendo conscientes de esas inquietudes generadoras de Proyecto áSILO, podremos comprender por qué o cuales cuajaron con nuestras propias inquietudes …y a partir de ahí colaborar en el Relato colectivo de Proyecto áSILO

Después de eso quedarán muchas otras cuestiones sobre las que investigar y definir. Entre ellas, cuál es el sistema económico al que queremos contribuir y con el que queremos vivir. Dejo algunos enlaces que me resultan de gran interés…

http://la-cajita.es/blog/2010/07/03/el-modelo-socioeconomico-que-hay-detras/#more-525

http://bitacora.lasindias.com/empresa-social-el-mercado-es-el-juez/

http://arrsa.org/2012/10/emprendedores-artesanos/

Pero lo primero es el relato. ¿Quien empieza? ¿Sergio? ¿JOse?

Anuncios

4 pensamientos en “Los Relatos de Proyecto áSILO

  1. Pingback: Continua el Viaje al Centro de la Caña: construcción de un telar | silerus

  2. Pingback: De feria en feria, recorreremos el planeta « silerus

  3. Espero que lo que escribo sea clarificador, como mínimo, para quien ha reclamado esta historia. Voy a intentar responder a unas preguntas que, probablemente, ni me haya planteado anteriormente, pero que tiene todo el sentido del mundo que estén en el aire, y más, cuando las circunstancias iniciales han cambiado, pasando de dos a más de diez personas, repentinamente. Sólo quiero que se tenga en cuenta que lo que plasmo a continuación no es más que mi punto de vista (Sergio, para muchos, Zergio); seguro que tiene muchísimas interpretaciones posibles.

    El origen creo que Jose lo ha dejado claro en su comentario. Con la mala memoria que tengo, y sobre todo para las fechas, abril de 2007, así como agosto de 2012, son hitos que difícilmente podrán borrarse de mi recuerdo.

    Durante la carrera que cursamos en Sevilla, Jose (en apariencia bastante distinto al actual, pero con el mismo fondo) y yo nos conocimos al coincidir en algunas asignaturas. Realizamos trabajos en grupo juntos y fuimos cogiendo confianza. Tras algunos cambios importantes en la vida de Jose, llegamos a vivir juntos, con lo que nos conocimos un poco más (esto, aunque parezca algo anecdótico o sólo de experiencia personal, creo que es importante para el desarrollo de Proyecto áSILO, puesto que para mí, la confianza tiene mucho que ver con el conocimiento mutuo).

    Ahora sí, llegamos a 2007. Jose ya había terminado la carrera, a mí se me alargó bastante el final (no voy a analizar ahora los motivos, porque eso merecería capítulo aparte y tampoco tienen que ver con el tema que tratamos ahora) y todavía era estudiante; fue entonces, en abril, cuando me comentó que en Valdecaballeros se realizarían unas jornadas, TCS 2 (Tecnología, Creación y Sociedad: Geografías Emergentes). Tenían buena pinta y yo estaba en un momento en el que pensaba que podría venirme bien, porque fue justo cuando terminaba de trabajar en Dos Hermanas (Sevilla) como peón de reciclaje en turno de noche, y me iba a volver a El Puerto de Santa María (Cádiz), probablemente a trabajar en un estudio de arquitectura (finalmente fue así), con lo que tenía unos días libres que aproveché para acercarme a Valdecaballeros.

    Antes de ir, pensaba que sería como otras jornadas de arquitectos, licenciados, o lo que sea… Vamos, que me encontraría con gente encorbatada soltando su discurso y su experiencia. De todas formas fui, porque aun así, a veces te encuentras con sorpresas o lo que cuentan es interesante (aunque no me gusten los protocolos y esas cosas). Resulta que sí que fue una sorpresa, mucho mayor de la que me hubiera podido imaginar. Hasta ese momento, pensaba que igual Jose y yo éramos especímenes raros, que queríamos hacer algo por los demás, por cambiar y mejorar un poco el entorno, el mundo (ya sé que suena a historias de superhéroes, pero es la realidad, queríamos poner nuestro granito de arena para que el mundo funcionara mejor, aunque sólo fuera un poquito), y, bueno, comprobé que había más gente tan inocente como nosotros, y que algunos incluso tenían grandes experiencias y movían historias de entidad considerable; es decir, que no era todo tan tonto, que igual lo que queríamos hacer, de alguna manera, era posible. La diferencia entre la gente de Valdecaballeros y la que conocimos años después en Castuera es que los de Valdecaballeros tenían su camino marcado, y no coincidía con el nuestro, aunque sirvió para abrirnos las miras. La cosa es que, aunque nunca rompimos el vínculo Jose y yo, a partir de ese momento se afianzó más, y dijimos que, aunque estuviéramos separados físicamente, podríamos tratar de hacer cosillas juntos.

    Al poco, Jose me habló de unas ayudas de la Junta de Extremadura a través de las cuales podríamos hacer aquello que nos gustaba y que no fuera sólo por amor al arte; es decir, que tenía un soporte económico (lo queramos o no, fundamental en el entorno en que vivimos, y creo que es el punto sobre el que hay que trabajar más). Algunas veces con apoyo económico y otras sin él, fuimos moviéndonos en entornos de cooperación, tanto local como internacional. Aquí tengo que dejar claro que Jose es quien siempre ha tirado de Proyecto áSILO, es quien se ha movido más y plantea más historias (igual más de las que podemos abarcar, pero gracias a eso, terminamos haciendo), y que, bueno, siempre he intentado acompañarle en la medida que he podido. También creo que hay que considerar que llevo ya muchos años viviendo fuera de casa y con pareja, con lo que la cuestión de “buscarse la vida” hace mucho tiempo que me preocupa, y a veces he tenido que superponerla a otros asuntos que igual me hubieran gustado mucho más llevar a cabo.

    En un inicio, no nos planteamos qué forma podríamos tener… simplemente actuábamos y listo; aunque la idea era que nos dedicáramos a esto, por lo que en principio éramos un colectivo informal (colectivo porque además de nosotros, había personas que se involucraban en determinados proyectos). En 2010 fue cuando nos dimos de alta como asociación, porque pensábamos que así teníamos más fuerza para colaborar con organismos, asociaciones o lo que hiciera falta; además, teniendo en cuenta que nuestra idea no era lucrarnos, sino vivir, y que nunca hemos movido mucho dinero, no tenía sentido que fuéramos algún otro tipo de sociedad, aunque nunca hemos descartado que pudiera evolucionar hacia lo que necesitase; al fin y al cabo, nuestra filosofía se basa en adaptarse a las circunstancias y responder con lo que precise cada situación.

    Sé que soy muy pesado con estos aspectos, pero es que me parecen tan fundamentales… Me refiero a los económicos, a los de la subsistencia; como hablaba con María el otro día… Si intentamos mejorar las circunstancias de otras personas, ¿por qué no nos planteamos el modo de dejar de ser precarios? Al final de este texto dejo un enlace a un video que habla de lo que me gustaría que fuera el futuro, ya que propone una alternativa muy válida al sistema capitalista en el que nos movemos; pero mientras tanto, necesitaremos desenvolvernos en el capitalismo para poder actuar, aunque tengamos otras motivaciones básicas.

    Termino con agosto de 2012, que es cuando se plantea en Castuera un proyecto-taller en el que se involucran personas de distinta procedencia y forma de ser, aunque con, al parecer, formas de ver la vida muy parecidos, además de crearse un grupo en el que la emotividad y los sentimientos han tenido un importante papel.
    Sin duda, la convivencia, y el papel que cada uno ha desarrollado en el entorno social que creamos entre todos, son los que han soldado al grupo, y lo que ha motivado que compartamos entre todos nuestros próximos proyectos, y que, incluso ha llevado a volver a vernos poco tiempo después en Jacarilla (afianzando aun más los lazos).
    Para mí, la experiencia desde agosto de este año hasta ahora, ha sido equiparable (probablemente más potente) a la de abril de 2007. Que Jose y yo no estemos solos en nuestro particular viaje significa mucho para mí. Uno puede estar loco, y dos, por contagio, también… Cuando llegamos a la decena, todo hace plantearse que igual no es tan ideal, y, lo mejor, que ahora podemos repartirnos tareas que antes parecían muy complicadas de llevar a cabo, tanto por el tiempo que implicaba realizarlas, como por la capacidad técnica o por la propia motivación de no estar seguro si estamos remando en un río contra corriente que terminará llevándonos hacia atrás. Ahora, al haber más manos (y más remos), parece más viable la remontada y que podemos llegar al nacimiento y bebernos el agua fresca que sale de la montaña (ups, perdón, que me voy con las metáforas).

    Concluyo dejando abierto esto a que cada uno comparta también su experiencia personal y sus inquietudes. Creo que podemos y debemos replantear quiénes somos, qué hacemos y cómo lo podemos llevar a cabo; pero con las herramientas que tenemos a disposición y buscando el modo de hacerlo viable y sostenible (en todos los aspectos). Un abrazo y ¡¡gracias por estar en mi camino!!

    Economía del bien común:

  4. en primer lugar contarles que estoy muy feliz de todo lo que está sucediendo y la buena gente que nos estamos juntando. Es un placer ver como van saliendo nuevos trabajos, oficios, dudas y todo tipo de cuestiones que antes, al tratarse de dos personas, se hacía complicado se diera. Al verlo desde la distancia, no ya por econtrarme en otro país, sino el hecho de empezar a ver que el trabajo antes tejido por dos personas ahora es toda una urdimbre que se distribuye por muchas latitudes. Ante esta situación, considero necesaria una reunión con el mayor número de gente que esté dispuesta a seguir tejiendo y sacar provecho a Proyecto áSILO.

    Aunque se pueda ver Proyecto áSILO como una forma jurídica o fiscal capaz de desarrollar trabajos, oficios, contratos, financiamientos, cooperación sur sur, etc. me gustaría dejar claro que para mi es una filosofía de vida. Ya se que es algo muy tópico hablar de filosofías de vida y sobreo todo cuando uno las cuenta en primera persona. Para cualquier duda sobre mi modo de vida y mis comportamientos, podréis preguntar a Sergio Ceballos de la Torre, una de las personas que me ha estado aguantando desde mucho antes que decidiéramos dar nombre a un modo de vida. Incluso creo que hubo un momento en que él mismo consideró que me había olvidado de él, jejejeje, pero eso es parte de otra historia. No cabe duda que Antonia Milara Sánchez y Joaquín Mendoza Sánchez también os pueden hablar de mi y si os quedara alguna duda pues siempre me podéis preguntar a mi, desde la mas completa sinceridad os responderé cualquier duda.

    Me educaron bajo el auspicio de la religión Catolico Cristiana, lo cual puede tener sus pros y contras, lo que si me qudó claro de mis padres quienes tienen su propia interpretación es el sentimiento de hacer el bien sin mirar a quien. Reconozco que esto a veces puede resultar complicado, mas intento llevarlo en total compromiso con quienes viven a mi alrededor. Saltándonos muchos años de educación en el pueblo y el posterior periodo universitario nos vamos al 2007 cuando invito a multitud de compañeros de la carrera a vivir una experiencia poco habitual en las cercanías de la central nuclar de Valdecaballeros, central que nunca llegó a funcionar. De toda la gente que invité, al final sólo asistieron cuatro personas, Sergio Ceballos de la Torre, María del Alba Canticano Campe, Lore y su novio. La invitación constaba de alojamiento y comida para disfrutar de unas jornadas de debate, encuentros entre culturas, arquitectura, etc. Loreto y su novio se fueron al segundo día, mientras Sergio y Alba incluso ayudaron en el desarrollo del evento. Creo que todos acabamos bien contentos y satisfechos de la experiencia, vino gente hasta de Letonia, ejejejej, la verdad fue una gran experiencia que abrió o dio continuidad a la relación que existió tiempo atras entre Sergio y yo durante la carrera, digo sergio y yo pues aunque Alba, también estuvo en la carrera pero ella decidió no dar continuidad. La cuestión es que empezamos hacer cosas juntos, desde la distancia y la gran mayoría de ellas apoyándonos en subvenciones que conseguíamos de la Junta de Extremadura o de trabajos que me iban saliendo a mi o a Sergio. Empezamos a invitar a más gente a ser partícipes de estas becas o ayudas, entre ellas Blanca (actual secretaria de Proyecto áSILO) o Manolo, compañero que desarrolla investigaciones en Holanda y de vez en cuando a parte de las conversaciones manda algo de bibliografía interesante, jejejee.

    Todo esto que se va tejiendo surge del nombre que le di al proyecto con el que fui convocado para el evento de Valdecaballeros. El trabajo hablaba de la red nacional de silos, de las geografías olvidadas y geografía emergentes. El nombre que le di a mi trabajo fue “Proyecto aSILO”. En aquella época yo estaba estudiando el doctorado en Barcelona y una de las veces que fui al pueblo vi un cartel en el que había un concurso de empresas innovadoras. A pesar de no tratarse de arquitectura decidí presentarme, hablé con los agentes de desarrollo local (concretamente con Manuela Caballero) quien me apoyó para presentar el trabajo. Se trataba de crear un semillero de empresas autosuficiente a nivel energético, agua, saneamiento y sin producción de residuos. Desde aquel día empecé a ser politico (del griego polis=ciudad; politikos=ciudadanía), es decir, ser parte propositiva y activa en el gobierno de la localidad. La propuesta de rehabilitar el silo fue la primera y no le hicieron mucho caso, incluso desconfiaban de mi propuesta. La verdad yo también habría desconfiado si alguien me vieno sólo con palabras sin ningún papel o documento que me de confianza o certeza de lo que me hablan. Gané el concurso de empresa innovadora y también el de TCS, lo que ya os he esbozado de Valdecaballeros.

    ¿Por qué Proyecto aSILO? Todo surge de trabajar con el silo como objeto conceptual no tanto lo físico o material que también está cargado de multitud de consideraciones pero me centré en la invstigación del concepto. De la raiz griega:

    silo
    del griego σειρός (seirós, que se pronuncia sirós), silo es el lugar para guardar, almacenar podéis ver la etimología aquí

    asilo
    al colocarle en el griego “a” alfa el nombre pasa a ser verbo. Por tanto asilar o dar asilo es generar es cobartura, almacenage o protección para algo o alguien, tanto de modo fisico como conceptual.

    proyecto
    lanzar hacia adelante, buscar un objetivo, meta o fin.

    Al conjugar todo esto e incluso jugar con la forma de escribirlo da el nombre de esta forma de vida que os hablaba al principio. Así me gustaría que cuando hablemos de Proyecto áSILO sea con todas sus letras evitando crear nuevos acrónimos o composiciones. Para ello estoy desarrollando un documento donde quede claro el modo en que usamos el nombre, el logo, etc. Por otro lado, se trata de buscar el modo de vida basado en la convicencia, en lo colaborativo, el bien común. Hablo desde mi ser, pues es en lo que creo y pienso, a más lo que intento llevar a cabo en el día a día. Aunque a veces dan ganas de mandarlo todo al garete, he de reconocer que cada día me siento más convencido del modo en que vivo y la satisfación que consigo.

    Algunas lecturas recomendadas:
    http://www.amazon.com/Libro-Negro-Del-Emprendedor-El/dp/8496627268
    http://es.wikipedia.org/wiki/El_arte_de_la_guerra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s