silerus

El blog de Proyecto áSILO

¿Chai verde o… negro? . 綠茶或紅茶嗎 . Volumen 1

1 comentario

Es todo un placer poder ir encontrarse a personas en todo el mundo con iniciativas muy parejas a las definidas en Proyecto áSILO. Tuve la fortuna de conocer a Juan y Anabel integrantes de DOVER en Guadalajara (México)

Tras visitar sus instalaciones nos sentimos motivados de ver como compartir conocimientos. Surgieron preguntas y a más de las respuestas bastantes sugerencias. En una iniciativa común decidimos grabar la conversación y después transcribirla para hacer participe a los lectores del post SILERUS. En esta primer publicación avanzamos las de Proyecto áSILO (Jose mILara) a DOVER (Anabel Híjar Soto y Juan Diego Díez).

IMG_0001_DOVER

Jose mILara: ¿Cómo surge la idea de recuperar maquinaria obsoleta y ponerla nuevamente a trabajar?

Juan Diego: El motivo inicial fue que no teníamos dinero. Mi papá tuvo carpintería muchos años, ahora tiene mucha maquinaria que ya no está en condiciones de uso. Él influenció mi interés por la herramienta, por el trabajo manual, el diseño de muebles.

Anabel: Una vez que la maquinaria estuvo en nuestro taller, se convirtió en un reto el “echarlas a andar”. Fue como un proyecto nuevo, el entender cómo funcionaban, qué les hacía falta y a través del trabajo duro, tenerlas ahora funcionando a la perfección. Juancho (Juan Diego) y Freddy (uno de los chicos que nos ayudan) se lo tomaron como reto propio y una vez que la máquina estaba funcionando, se paraban los dos, solo a verla, con cara de satisfacción.

Jose mILara: Si obviamos la falta de capital, el hecho de hacer funcionar maquinaria que parecería obsoleta, hace pensar que en realidad, hay mucha gente capacitada para recuperar todo esto y a su vez, dispuesta a capacitar a otros. ¿Qué valores resaltan del hecho de haber restaurado esta maquinaria?

Juan Diego: Lo primero, fue la satisfacción de haberlo logrado, que no es la misma sensación que obtienes cuando compras algo nuevo. Lo segundo, el aprendizaje mecánico que obtienes cuando tratas de entender, por qué no funciona algo. También generas trabajo y comercio local, porque al entender qué piezas fallan o faltan, puedes ir a buscarlas a ferreterías o con mecánicos, en vez de mandarla a servicio técnico. Donde jamás vas a saber qué fue lo que le quitaron y qué le pusieron.

Jose mILara: Es bueno poder salir del sistema de comprar, comprar, comprar. Tener la satisfacción de arreglar tú mismo tu maquinaria. Si esto te genera retrasos en la producción, sería genial que el cliente lo comprendiera y entendiera el valor que esto tiene, en la producción.

Jose mILara: Ustedes usan botellas de vidrio para hacer vasos y otros objetos. ¿Qué tan importante es el ciclo de no residuos en vez de, con ciertos sobrantes, generar ingreso para otras personas como beneficio indirecto?botella_DOVER

Anabel: En un principio, nos lo planteamos como estrategia económica. Utilizar al máximo la materia prima y generar un ciclo completo, sin residuos. En la práctica, ha sido un poco difícil llegar al aprovechamiento total, así que encontramos la posibilidad de que no fuera un ciclo completamente cerrado, sino que generase otros ciclos de beneficio. Nuestros sobrantes de vidrio, un orfanato los cambia a una fábrica de vidrio, por vales para despensas. En contra del modelo económico de crecimiento infinito, podemos plantear un modelo en espirales, que unos ciclos generen otros. No todo es beneficio económico, si es posible ayudar a otros, es mejor.

Juan Diego: No es necesario esperar a que tengas millones, para luego fundar una institución de beneficencia. Como una especie de dar limosna. Si es posible generar un esquema de crecimiento, generando bienestar para otros menos afortunados. Queremos hacerlo desde ahora.

Anabel: Todo esto ha nacido más de la práctica que de la teoría. Buscando no sólo ser una empresa que gane dinero, sino que impacte con conocimiento, rescatando técnicas manuales. Enseñando a los que están cerca, que lo que cada quien sabe hacer, tiene un valor y no precisamente monetario.

[Aclaración] De aquí todo empezó a degenerar en conversaciones acerca de implantes, tecnologías y Jose no se acordaba de las siguientes preguntas…

Jose mILara: ¿Bajo qué licencia o patente van a registrar sus productos?

Juan Diego: Yo no creo que registremos cada producto en sí. La marca completa está ahora en proceso de registro.

Anabel: Queremos más que nada ir formando un nombre, que englobe nuestros procesos y nuestra filosofía. Al final no importa tanto el producto que resulte, sino el proceso de transformación que tuvo.

Jose mILara: Pero la pregunta va más de si van a vender un producto, tomándole fotos y poniéndolo en la red ¿O cómo?

Anabel: Por el momento si tenemos a la venta una colección definida y producida por nosotros, que ejemplifica la filosofía y son parte del ciclo de cada materia prima reutilizada. Pero desde hace un tiempo, nos llama la atención, generar diseños que sean fáciles de exportar, en idea. Que el cliente al final los construya, con lo que tiene a la mano. Que a final de cuentas los materiales que usamos, son los que todo mundo, usa y desecha. Nuestros productos, ahora cuentan una historia que parte desde lo que la materia prima era antes, el proceso de transformación que tiene en nuestro taller y lo que termina siendo, en la tienda, antes de que el cliente lo adquiera. En un futuro, nos gustaría que el cliente experimente también, la satisfacción de hacerlo con sus manos, que sea parte de la historia, como uno de los actores principales.

Anuncios

Un pensamiento en “¿Chai verde o… negro? . 綠茶或紅茶嗎 . Volumen 1

  1. Gracias Anabel, Juan y Jose por compartir estas conversaciones.; y por sentirme tan cercana a todo lo que contáis. Es todo un gustazo que ocurran este tipo de encuentros que te hacen coger fuerzas para seguir creciendo y creyendo en lo que haces.
    “Valorar el proceso de transformación, además del producto que resulta”. Creo que es importante conseguir que tu producto hable de tu filosofía de trabajo, de ti. Esta podría ser una forma de conseguir que el cliente comprenda el valor que tiene todo el proceso de producción; cada producto lleva su propia historia escrita.
    Como bien dices Anabel, no todo es beneficio económico; está el aportar con tu conocimiento, y dejarte aportar por los demás, ese intercambio y ese valor que te da la cercanía y la vivencia de experiencias de las que siempre se aprende algo.

    Bien por ese Chai! Pa’ mí un tequilita 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s