silerus

El blog de Proyecto áSILO

ACERCAMIENTO

1 comentario

En castellanoFrançais

Me llamo Alexia soy francesa, tengo 32 años y llevo casi 7 años viviendo en México; Desde Hace 10 años, alimento una obsesión por el tema de la basura, sus problemas y soluciones. Durante mis estudios de etnología tuve la oportunidad de irme de intercambio en Madrid, España, donde realice una investigación que se tituló: la construcción social del objeto. Podríamos decir que encontré el punto de partida en la calle. Al igual que la mayoría de mis compañeros Erasmus, vivía en un departamento semi-amueblado el cual fui acomodando con muebles y artefactos (aparatos electrónicos, eléctricos, trastes, objetos de decoración, joyas, libros…) encontrados en las calles madrileñas. Todos estos objetos, a veces en buen estado, eran víctimas de un ciclo generalizado el cual consiste en comprar, tirar, comprar y tirar una y otra vez mientras tengamos dinero. Mi trabajo de campo se organizó a partir del seguimiento de la trayectoria de estos objetos considerados como residuos. Muy pronto me di cuenta que algunos de estos objetos encontraban una nueva vida al ser recolectados por diferentes poblaciones.

post 1Decenas de clandestinos originarios de África del norte revendiendo “la crema de la basura” en un mercado informal que se encuentra a unas calles del secular mercado de antigüedades del Rastro. Desde las familias de gitanos que recuperaban principalmente los aparatos eléctricos y las antigüedades, pasando por coleccionistas nativos que preferían la basura de los barrios ricos hasta los habitantes atraídos por un montón de libros o unos juguetes amontonados en las esquinas, durante las noches de recolección oficial de los escombros, todos tenían en mente el viejo dicho: hay oro en la basura. Ahmed el marroquí indocumentado, era uno de ellos. Fue particularmente interesante observar el proceso de doble revalorización en juego cuando veía a Ahmed convertido en vendedor manipular un objeto encontrado días atrás en una calle de la zona, a su vez convertido en mercancía y puesto en exhibición sobre una tela en las aceras de una calle próxima al mercado dominical del Rastro. Así se obtenía la siguiente ecuación: clandestino + residuo = vendedor + mercancía
Según la persona que recuperaba los objetos de la calle, estos pasaban de ser considerados como residuos a objetos de valor para su venta en detalle o mayoreo. La investigación se concluyó ese mismo año pero mi interés por la problemática de los residuos y del potencial social y creativo de estos solo fue creciendo años tras años. Hoy estoy a punto de crear una asociación para promover la cultura del reciclaje, se llama Mexiclarte.

Para la naturaleza los residuos son nutrientes y aseguran su regeneración…nada se pierde, todo se transforma. Para la civilización moderna dominante, caracterizada por la sociedad de consumo, los residuos no están siendo valorizados ni por la gente ni por el sistema. El mejor ejemplo de reciclaje nos lo da la naturaleza a través de todos los ciclos que permiten un total aprovechamiento del más mínimo resto orgánico que produce. Si bien el gesto de tirar es totalmente natural, el problema surge cuando lo que producimos, consumimos y tiramos no puede ser absorbido por la tierra y sobre todo cuando la acumulación y la ausencia de tratamiento adecuado ponen en peligro la preservación del medio ambiente y por ende nuestra calidad de vida. Darme cuenta de esta situación me llevó a reflexionar sobre las maneras de solucionar la cuestión de los residuos en mi vida diaria: optar por productos biodegradables y buscar el aprovechamiento y/o revalorización de los residuos.

Empecé a buscar en internet información sobre actividades relacionadas con el tema de la revalorización de los desechos y pronto me di cuenta que el reciclaje no solamente era de tipo industrial sino que también era usado en muchas disciplinas tales como el arte, la arquitectura y la educación entre otros. De España a China, pasando por Brasil y obviamente por México, miles de personas en todo el mundo exploran el potencial de los llamados residuos, demostrando que todo se puede aprovechar. Surgió entonces la idea de investigar sobre la situación del reciclaje creativo en México y después de unos meses de trabajo, se establecieron las bases de un proyecto de asociación llamado Mexiclarte.

Entre las personas y grupos que la investigación nos llevó a entrevistar, se encuentra el colectivo ModoPactua, conformado por Yareth, Gabriela, Claudia, Nayeli, Yupanqui y Karla, quienes supieron conjugar competencias y motivación para crear un verdadero laboratorio. La ropa usada sirve de pretexto para experimentar, compartir, aprender, enseñar y crear nuevas prendas o proporcionarse una materia prima para producir desde tapetes hasta accesorios originales de calidad.

En octubre del 2012, se llevó a cabo el primer taller de experimentación textil y sustentabilidad que reunió a varias chicas interesadas por el tema y por aprender técnicas para reusar la ropa. El taller de Modopactua, ubicado en una antigua fábrica de tapa bocas del emblemático barrio de la Merced en pleno centro histórico de la ciudad de México, comparte el espacio; bautizado atea (Arte/Taller-Estudio/Arquitectura), con el colectivo Somosmexas, también comprometido con el desarrollo social y cultural local a través de acciones que incluyen entre otras temáticas arquitectónicas, artísticas y sustentables originales.

Fue a través de Hector Miguel López Pérez, miembro de Somosmexas y arquitecto de formación que me enteré del taller: DECONSTRUCCIÓN + REUTILIZACIÓN = NØ RESIDUOS organizado en Castuer (España) en agosto de 2012 y en julio de 2013 se estaría realizando en Chihuahua. Como lo indica el titulo del taller, el objetivo que se buscaba era la desconstrucción de un espacio y el aprovechamiento a través de la reutilización de los materiales para alcanzar la meta de 0 residuos. Hector me facilitó los datos de José Milara, co-fundador de la asociación Proyecto áSILO que desarrolló la propuesta del taller, y así fue como pude entrar en contacto conPOST 3 él y conocer más acerca de las actividades de la asociación que tiene muchos intereses en común con el proyecto de Mexiclarte. Desarrollar acciones de sensibilización y llevar a cabo proyectos que favorecen el desarrollo sustentable. Trabajar en redes asociando competencias en diferentes disciplinas y establecer las bases para un desarrollo local durable favoreciendo la participación activa de la población. La creación de una plataforma que permita por un lado el fortalecimiento de una red de personas y profesionales que exploran el potencial creativo de los llamados residuos, y por otro lado la oferta de servicios y actividades para diferentes públicos para sensibilizar y transmitir saberes y técnicas que favorecen un consumo más responsable y la revalorización de nuestros desechos.

Muy pronto podréis saber más de Mexiclarte y sus objetivos…

Anuncios

Un pensamiento en “ACERCAMIENTO

  1. Pingback: APPROCHE -RECHERCHE- | silerus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s