silerus

El blog de Proyecto áSILO


Deja un comentario

INGRID vs MANUEL. Desastres en México.

Tras los desastre acontecidos en México por la acción de los huracanes Ingrid y Manuel, en el estado de Guerrero, se están realizando los censos de damnificados para saber cuantas personas son y de que comunidad están llegando a la capital, los desplazados son de comunidades del municipio de Chilpancingo de la zona rural. A más, se acrecentó la cifra de damnificados por la gente que tuvo que ser desalojada de vivienda en la zona urbana.

992419_683563961656607_1397242963_n

Sigue leyendo


Deja un comentario

NUNCA JAMÁS

130917_Nunca jamas-Castuera _+imágenes_

Resulta extraño tener presente que Nunca Jamás, a lo que otros llaman Planeta Tierra, sea producto de una serie de casualidades consecutivas. Este impresionante continente de diversidades infinitas, al que desde lo lejos percibimos como un amasijo esférico de maravillosos colores, sólo puede simplificarse – ‘entenderse’ teniendo en cuenta que se trata, precisamente, del contenedor de la Vida.

Sigue leyendo


1 comentario

Taller en el CTAA y las ansiadas instrucciones de flejado y acabado de ganchillo!

02

Ya llevamos unos cuantos posts hablando sobre muebles y sus versiones, y es que estamos trabajando continuamente en esta línea sin dejar de soñar e imaginar otros talleres y otros lugares donde seguir desarrollando y enriqueciendo nuestro trabajo.

Así describíamos el taller que se hizo en el Colegio Territorial de Arquitectos de Alicante el pasado 23 de Agosto:

“Para todos los amantes del Hand made, y del aprendizaje experiencial; Un taller muy chulo para recuperar muebles y aprender técnicas de trenzado que nos darán color y frescura a nuestros hogares! 🙂 “

Sigue leyendo


5 comentarios

Continua el Viaje al Centro de la Caña: construcción de un telar

montando telar de caña

Hace algo más de dos meses iniciamos el primer Viaje al Centro de la Caña, fueron días de ordenar lo que teníamos entre manos y de aproximarnos curiosos a nuestros entornos cañiles. Esa curiosidad intencionada nos llevó a conocer a Pepe Cabrera, un habitante del barrio de San Antón (Orihuela), que como muchos otros vecinos años atrás, se había ocupado en la industria de la caña y su comercialización.

telares antiguos

Nos mostró su taller y algunos de sus trabajos; y de forma natural surgió el deseo mutuo de construir un telar de cañizo, él con la mirada nostálgica de que no se pierda un patrimonio cultural-industrial, nosotros con la intención de versionar una tecnología situada para adaptarla a la producción de nuevos productos.

Sigue leyendo


2 comentarios

De la acción al reposo: La familia silera crece

Hablemos de compromiso. Hasta hace muy poco, Proyecto áSILO se ha caracterizado, sobre todo, por la acción. Hemos construido el camino a la vez que hemos ido caminando; tratando de no dar pasos en falso, pero, cuando ha ocurrido, aprendiendo de la experiencia. Una de estas acciones es la que ha propiciado el acercamiento y la inclusión de nuevos silerus, dotando de nuevas visiones y capacidades al equipo, que ha pasado, en menos de 4 meses, de 2 a 14 personas en la gestión de planes de acción.

02_reunion en la Universidad Popular de Castuera

Algunas de estas nuevas maravillosas capacidades son las de analizar, referenciar, comunicar y focalizar lo que hacemos. Es cierto que, si queremos crecer con dignidad, lo debemos hacer desde el reposo, madurando la nueva gestión y creando un equipo capaz de ser eficiente al compaginar los proyectos concretos con la infraestructura básica necesaria, de manera que se favorezca la difusión y se pueda crecer en red.

el equipo distendido tras una semana intensa

Hasta aquí todo claro y fantástico; pero debemos ser conscientes del peligro que supone el reposo; puede ocurrir que entre tanto debatir y conversar, nos perdamos en las palabras. La teoría es necesaria, y más llegado a este punto; es la que da una base a la acción. Pero ¡atención! Que no se quede en lo hablado, que sirva para sujetar y reforzar esta acción, ejercicio representativo de Proyecto áSILO.

Como dijo Diógenes ‘el Cínico’, “el movimiento se demuestra andando”.


5 comentarios

¿QUÉ PASARÍA SI LOS GRUPOS POTENCIASEN ESOS SABERES, ESA CULTURA?

Grupo en Castuera

Sería de locos no hacerlo, intentar que no volviese a pasar. Y si vuelve a pasar, seamos conscientes de ello.

Últimamente ando dándole muchas vueltas a la cabeza con esto de los grupos, los colectivos, la precariedad laboral, nuestra generación. Me parecía imprescindible retomar el último post de la Javaloyes, donde reclama un relato de Proyecto áSILO y a la vez se pregunta por esta manera de vivir y de poder comer, de subsistir a través de las redes que tejemos por esos mínimos comunes. Imprescindible también de cara a nuestra próxima reunión en navidad, donde volveremos a poder sentir que somos cuerpos y no sólo teclas.

Supongo que para Sergio y Jose, esto de que se haya multiplicado “la familia” además de suponer un hito en el paisaje, supone un aprendizaje brutal en el que de repente estamos todos. No es nada nuevo, no somos los únicos que estamos pasando por esto, y la mayoría de nosotros hemos estado toda una carrera universitaria a base de trabajos en grupo…Así que digamos que algo conocemos, lo hemos ido aprendiendo a base de experimentarlo. ¿Qué os parece si esta vez no fallamos? ¿O si fallamos, que seamos conscientes de ello? Os explico un poco más esto, y además así, añado relato a Proyecto áSILO.

Aquí una, Ana Enguita, viene de una realidad alicantina de ruptura de colectivo. Suena un poco duro, pero es cierto que se deshizo, que hablar de ello siempre genera una discusión. Hay puntos de vista encontrados . El colectivo se llama(ba) “Ministerio de Voltios”, digamos que antes fue “Los frescos”, y digamos que antes fue “A tutti plen” o no sé si a la vez… La verdad es que mi posición en el MdV fue bastante periférica por motivo de encontrarme alejada en el espacio. Pero como podéis ver, a pesar de cambiar el nombre, casi siempre estábamos los mismos, y parte de nosotros continuamos en Proyecto áSILO. Que si, que estábamos en la universidad, con el proyecto final de carrera, que eran otros tiempos… Pero sí también, se deshizo. Por mi parte, los motivos son difusos y el dolor es breve porque aún hoy seguimos en el camino. Desde hace mucho tiempo, casi desde que empecé la carrera, intuí que hemos tenido suerte en encontrarnos y que tampoco vamos a arruinarla tan fácilmente (por supuesto, y los que nos vamos encontrando en el camino). Pero es verdad que muchas veces se nos escapan comportamientos, se nos olvidan detalles importantes, y tal vez por eso, hoy no nos llamemos MdV, o a Tutti Plen, o lo que sea, tal vez por eso, hoy nos hayamos subido al barco de Proyecto áSILO.

No es sólo cabezonería de seguir trabajando con vosotros, es que de verdad creo que cambiamos el medio en el que vivimos, actuamos directamente sobre él y por eso la esperanza sigue de mi lado. De este lado del colectivo. Recuerdo lo nerviosa que me puse cuando encontré Proyecto áSILO, algo hizo clack y empezamos a hilar. Mi relato empieza en esa semana de no elegir ir a Alicante en hogueras, elegir salir de mis viajes migrados, saltarme el plan e ir a un pueblo a tomar por culo a hacer un taller de no sé qué y con un tipo que ni siquiera conocía. Para mí, el relato empieza en esos mínimos comunes que me asaltan a cada rato en esa semana en Castuera. En pensar, “sí, desde aquí empezamos otra vez, desde aquí lo vamos a hacer, desde aquí vamos a encontrar las herramientas para transformar los procesos arquitectónicos”. Gracias por vuestra generosidad Sergio y Jose. Y entonces la máquina empezó a funcionar hasta que nos cristalizamos en el taller de Castuera. Proyecto áSILO tal y como lo conocemos hoy salió allá, diría que gracias a la Javaloyes y a Jose. Pero en realidad, tal vez, sería injusto para todos los demás.

Pues bien, con este desnudo emocional que os acabo de hacer, me paso a hablaros de que ya hay gente que cree en lo colectivo como modo de hacer, y además hay incluso quienes han escrito un libro porque piensan que también se aprende y que esta sabiduría es importante compartirla, participarla para poder trabajar de este modo sin desgastes ni renuncias. Se llama “Micropolíticas de los Grupos. Hacia una ecología de las prácticas colectivas”. Ellos son David Vercauteren, Oliver “Mouss” Crabbé y Thierry Müller (si está David Cárdenas leyéndome: sí, pone eso, pone Thierry Müller :P). La editorial es Traficantes de Sueños, y como todos sus libros, te lo puedes descargar libremente en la web ya que tiene licencia creativecommons. Os dejo el enlace aquí.

El libro está dividido por capítulos, ordenados por orden alfabético, para que tú vayas leyendo según te interese el tema. He decidido que iré haciendo un post por tema ya que me parece que de alguna forma todos los que seguimos trabajando en grupo, aprenderemos muy bien de este libro. De momento os hablo un poco de la intro y vamos entrando en materia…

Dejo varios conceptos a trabajar, a reflexionar, masticar, rumiar, etc. Son los que a mí me han parecido dignos de mención, pero de verdad, os invito a todos a que os leais el libro para que la reunión sea más rica en navidad.

Al hilo de otras lecturas que he tenido en las útlimas semanas (ya os digo que ando muy Agatha Christie en esto) el primer término que emplean es el de la “desindividualización”. Meredith Haaf (autora del otro libro que devoré: “Dejad de lloriquear. Sobre una generación y sus problemas superfluos.”) comenta que nos hemos desarrollado valorando más la diferencia frente a la coincidencia. Además, si como dicen en Micropolíticas de los Grupos, “el individuo es el producto del poder”, todavía con más razón, busco (buscamos) el constante generador de “desindividualización”. Y me explico. La optimización de uno mismo, el “aprovechar lo mejor de uno mismo” (entendiéndose el verbo aprovechar en términos económicos capitalistas) es uno de los eslogans que ha marcado a nuestra generación. Creo que el hecho de que busquemos sinergias en un colectivo, cuidemos esos mínimos comunes, también destroza esa figura fácil del imaginario: la yupi ejecutiva solitaria que busca el éxito profesional en su vida. Así, por ser un poco pornográfica (demasiado clara en la explicación!). Pero no es sólo eso, Micropolíticas también dice “el grupo no debe ser el lazo orgánico que une a los individuos jerarquizados, si no un constante generador de “desindividualización””. De todas formas, creo que en temas de horizontalidad damos bastante el talle 😉

Otro concepto, o más bien proceso con el que nos encontramos, es el que os adelantaba un poquito antes cuando hablaba de que “algo de convivir en colectivo ya vamos sabiendo”. Pero es verdad que lo hemos ido aprendiendo sin ser conscientes, digamos de una manera “natural”, con la cultura que cada uno lleva en su mochila. En el libro dice “No somos grupo, devenimos grupo. Y la posibilidad de ese devenir hay que construirla”. Por eso escriben el libro, para aunar ese conocimiento, para darnos cuenta de que no es tan “natural”. Además es una sabiduría poco escrita y más bien acallada. Como la sabiduría de las brujas, de los campesinos, de los artesanos, una sabiduría que no ha sabido traducirse en valores de cambio (es decir, en monedas) y por tanto poco interesante, incluso “peligrosa” para el mercado. Se trata por lo tanto, de un cultivo de la micropolítica, y de una pausa a la macropolítica, es decir “los motivos explícitos del grupo, las programaciones que hay que llevar a cabo y las agendas que hay que cumplir”. Y aquí, haciendo un pequeño homenaje a los nómadas y enmarcando la coincidencia dice “ Una palabra en árabe antiguo designa esta idea: Eilm.Eilm” es el saber particular de los signos, de las fuerzas del viento, de los relieves movedizos del territorio, que permite a los nómadas desplazarse en el desierto sin perderse”. Y preguntan “¿qué pasaría si los grupos potenciasen esos saberes, esa cultura?” Por eso veo tan importante este espacio de reflexión, hacer un post de cada capítulo.

Para terminar os dejo algunas claves que nos regalan en la introducción para seguir construyendo grupo:

  • Autonomía (económica): “El envite consiste entonces en desarrollar estrategias de obtención de medios de producción y, al mismo tiempo, de obtención de renta directa e indirecta, que permitan escapar tanto de una reinserción forzosa como de las condiciones de subsistencia precarias vinculadas a las ayudas sociales.”
  • Aprender a resistir a la urgencia: “y construir un compromismo que, por un lado, no confunda lo urgente con lo importante, la moral con la ética”
  • La “naturalidad” de la práctiva colectiva; los “buenos” hábitos frente a la voluntad: “la voluntad es una fuerza muy débil en comparación con las fuerzas movilizadas por los (malos) hábitos. Esos “ancianos señores” tienen una inteligencia muy hipócrita. Se ocultan para reaparecer con más fuerza en la superficie, se esconden debajo de la mesa a la espera de poder reinstalarse cuando la buena voluntad se canse.”

Y termina la introducción diciendo: “Nuestro trabajo se presenta como un mosaico de situaciones-problemas que podemos encontrar en una experiencia colectiva”. Pues bien, entonces iré redactándolos conforme los descubra para poder enfocarlos a tiempo, transformarlos.


5 comentarios

EN EL ECUADOR DEL TALLER

Ya estamos en el ecuador del taller “Deconstrucción + Reutilización = No Residuos”.

Han sido dos semanas de gran intensidad que han generado gran cantidad de experiencias y conocimientos difíciles de editar en tiempo real en toda su complejidad.

Por eso lo que mostramos ahora es sólo un flash de lo sucedido, desde tres puntos de vista diferentes: Lo cotidiano, Lo colectivo y La técnica.

Son tres maneras diferentes de contar una misma historia, que nos permiten acercarnos y comenzar a compartir un poco la compleja y rica realidad de este taller, verdadero e ilusionante laboratorio de experimentación de paradigmas arquitectónicos, ecológicos, sociológicos…

 

1_desde la vida cotidiana:

vidacotidiana01 from Jose Milara on Vimeo.

 

2_desde el trabajo colectivo:

TrabajoColectivo1.0 from Jose Milara on Vimeo.

 

3_desde la técnica de Residuos Cero:

TallerNoResiduos_Técnica1.0 from Jose Milara on Vimeo.